Estilicón 10

Después de confirmar que Alarico y su gente hubiera salido de las fronteras del Imperio, rehago el camino hacia el emperador, hacia Mediolanum1* donde está esperando mis noticias. Aunque ya he mandado varios mensajeros explicando la situación y las victorias prefiero decírselas en persona. Luego, en la Corte, todo lo intentan mancillar con sus estratagemas cortesanas. Ese juego es el que odio; prefiero las armas y a un rival directo como Alarico. Se le puede entender mejor que a las personas que solo cuchichean en los oídos.

Los pueblos y ciudades que cruzamos en nuestro regreso nos tratan como a verdaderos héroes. Han tenido que pasar miedo por la revuelta. Y les hemos salvado. Es raro el día que no nos encontramos en el camino comida, o en los bordes del camino o el camino mismo lleno de pétalos de flores. Mis tropas, mis legiones lo necesitan. Sobre todo, las que llame desde lejos: la VI Victrix de Eburacum2*, Leio III de Castra Regina3*, I Minervia de Bonna4* y la XII Primigenia de Mogontiacum6*. Descansan más, recuperan fuerzas y pueden comer mucho mejor que en campaña. En ningún momento nos olvidamos de seguir haciendo instrucción.

Cuando llegamos a Mediolanum1*, sale un mensajero del emperador Honorio. Tenemos que esperar al día siguiente para que tengamos un triunfo. ¿Un triunfo? ¿Un antiguo triunfo? ¿En qué piensa este chico? La población no necesita ese ingente gasto de dinero por derrotar a Alarico. Y peor todavía, llegará a oídos de Alarico y mi trabajo posterior diplomático para que se incorporé al Imperio como tropa regular se irá al traste. Se sentirá ofendido con razón. Una idea ridícula, pero él es el emperador y tendré que seguir sus órdenes.

1*Actual Milán

2* York.

3* Ratisbona.

4* Bon.

5* Maguncia.

Otros relatos:

https://www.tierradeficcion.com/category/estilicon/

Facebook:

https://www.facebook.com/TierradeFiccion/

Twitter:

Por Francisco José Díez Devesa

Doble grado de Derecho y Economía en la universidad Carlos III. Grado elemental en clarinete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *