Silver 3

Silver 3

Un anciano sentando de forma totalmente extraña está en uno de los laterales del camino. Ojos cerrados, barba gris, las manos en las rodillas, parece estar meditando. Mi tía Silver se separa de la caravana para ir a verlo.

-¡Silver! Si abandonas la caravana ahora, solo podrás ir al final de todo. Ningún vagabundo merece que tragues polvo – le indica el príncipe.

-Si tanta prisa tienes en morir puedes correr si quieres, si no fueras que matarías a mi sobrino por el camino – gruñe mi tía. Solo la oigo yo y doy gracias. El príncipe seguro que la habría castigado por ser tan agorera.

-Tía no tendrías que haber venido conmigo.

Me manda callar con la mano. Se agacha ligeramente para estar a la altura del mendigo.

-¿Tú también vienes viejo amigo?

El vagabundo abre los ojos. Dos mares se encuentran dentro de ellos, lo que da miedo a cualquier enano de bien.

-Hicimos una promesa antes de bajar de esa montaña. Si quieren matarse por mí bien, pero no dejaré que lleven a la perdición a mi familia. Ya lo hicieron una vez, no habrá dos.

Dicho lo cual se levanta demostrando unas túnicas que no son de un vagabundo cualquiera. Grandes colores conforman su tejido; están manchas por el polvo del camino, pero se nota que provienen de un gran telar, el telar elfo. Son túnicas de mago. Coge una enorme mochila igual que la de mi tía. Sonríe.

-Además necesitáis un mago para enfrentaros a lo que hay dentro.

-Estamos preparados para enfrentarnos a los trolls. No tenemos miedo.

-Chaval, lo que hay allí, no son trolls, para nada. Ni homs, ni nada que conociéramos. Es peor. No sé lo que intenta el príncipe.

-Pero toda ayuda es bienvenida – le interrumpe mi tía.

Estamos esperando que pase toda la caravana. Mientras tanto se dan un abrazo, ella se pone de puntillas, él se agacha un poco

-Espero que no encontremos nada de ella, dice mi tía. Viejo amigo llevas una mochila tan grande como la mía.

-Toda magia es poca para las Rockers. Por lo que veo que tu piensas igual con respecto a tus inventos. Espero no encontrar nada de ella.

Mi tía le lanza un gruñido como respuesta. Otra vez ella. No sé quién fue, pero consiguió mucho afecto de mi tía y de su amigo.

Twitter:

https://twitter.com/tierradeficcion

Página de Facebook:

https://www.facebook.com/TierradeFiccion

Otros relatos de la serie:

https://www.tierradeficcion.com/category/silver/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *