Combates Espaciales 7

Nuestros ataques fueron menos efectivos de lo esperado. Nos están esperando para devolver el fuego. Destruimos tres naves y nos dimos a la fuga. Deciden perseguirnos seis naves, pero la velocidad de nuestras naves es mayor por lo que podemos tender trampas.

Ese fue su error más grave, perseguirnos. En la primera batalla demostramos que da igual si nos persiguen sabemos como revolvernos y destrozarlos. Aquí lo mismo.

Nos intentaron atrapar con movimientos de pinza. Dos naves detrás de nosotros, otra pareja intentando cercarnos por un lado mientras otra hace lo mismo por el otro lado. El problema es que al hacer eso no están acostumbrados a que nosotros ataquemos a cada pareja aprovechando la superioridad numérica. Fuerte y rápido. Dos naves menos y antes de que puedan reunirse las otras cuatro, arrojamos un fuego demoledor a la pareja central. La pareja que queda decide huir, pero nosotros somos más rápidos y les atrapamos.

Nueve naves menos quedan veintiuna. Volvemos a la nave principal con un objetivo. Otro grupo de seis naves es destruido por nuestra parte antes de darnos a la fuga. Las quince naves restantes se vuelven en perfecta sincronía contra nosotros y nos persiguen. Somos más rápidos y antes de que se den cuentan hemos podido darnos la vuelta y atacar con todas las armas a la nave principal.

Se apagan el simulador. Ya que hemos conseguido nuestro objetivo. Hemos destruido la nave principal a la vez de la mitad de las naves de la otra Ala.

Estamos saliendo de nuestras naves cuando el teniente del otro Ala se acerca y da la mano a nuestro teniente:

– Me encantaría luchar como vosotros.            

Si quieres apoyar este blog puedes unirte como mecenas al Patreon:

https://patreon.com/tierradeficcion?utm_medium=clipboard_copy&utm_source=copyLink&utm_campaign=creatorshare_creator

Más relatos de Combates Espaciales 7:

https://www.facebook.com/TierradeFiccion/

Twitter:

Por Francisco José Díez Devesa

Amante de la escritura desde pequeño. Espero que disfrute de mis relatos e historias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.