Silver 55

Anteriormente en Silver: La compañía de Silver sigue su camino hacia los horms en búsqueda de un clan orko.

Las antorchas de mi tía se quedaron iluminando el camino de las Rockers y no contamos con la magia de Zelendi. Tampoco es que la fuéramos a usar teniendo en cuenta que queríamos pasar desapercibidos. Por lo que dependemos de la visión nocturna de los orkos.

Nos sitúan en el centro de su formación. Los exploradores, en todo momento, son los encargados de comprobar que no hay antorchas o rodear campamentos. Son muy buenos en la noche. Ese día llegan muy cansados al segundo refugio; antes de acostarse vuelven a comer y nosotros tomamos la responsabilidad de hacer guardias en la parte más exterior de la cueva. Porque sí, todos los refugios son cuevas muy ocultas que me pasarían desapercibidas si mi tía no me las dijera.

A la noche siguiente, los orkos mantienen una marcha más rápida, no nos cuesta seguirla gracias a su brillante guía. Cuando llegamos a la siguiente cueva mi tía tiene una sonrisa en la cara:

-En dos noches más llegaremos a los lindes del bosque de los horms. Ahora sí que tienen ritmo en las piernas ¿Puedes avisar para que nos reciban en la mitad de la noche? -pregunta a Zelendi.

-Será un placer, he recuperado algo de mi magia, les avisaré para que nos esperen.

Los relatos anteriores a Silver 55:

https://www.tierradeficcion.com/category/silver/

Facebook:

https://www.facebook.com/TierradeFiccion/

Por Francisco José Díez Devesa

Amante de la escritura desde pequeño. Espero que disfrute de mis relatos e historias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *