Traición 13: Torre

Traición 13: Torre.

Se sientan en la mesa de cuatro en el salón situado al lado de la cocina. La hermana sirve la comida que ha preparado rápidamente y a continuación se pone a hablar:

– Después del ataque fallido en el bosque, los mercenarios se dieron cuentan que podían perder el poder que tenían hasta entonces. Seguramente fuera el plan B en caso de que no funcionará el ataque. Se movieron rápido, muy rápido. De la noche a la mañana, literalmente, cuando estábamos preparando como decírselo al rey, nos encontramos con que nos dejaban sin poder hacer nada. El Rey desapareció para el desayuno; en cambio estaba el consejo de los mercenarios que se limitaron a dejarnos inconscientes a la Guardia de la Reina – hace un alto para beber un poco de agua y continuar – Cuando me desperté, estábamos todos a las afueras del castillo con las alabardas apuntados. Decidimos irnos a casa a esperaros.

-¿Sabemos dónde tienen a la familia real? – pregunta la general mientras termina su pata de conejo.

– Eso sí lo hemos podido averiguar. Están en la torre de homenaje con su propia guardia de los mercenarios para que no se intente nada. Lo que no saben es que me conozco varios caminos ocultos para entrar y salir de ese Torre de Homenaje. El problema es que se enterarán de que nos hemos ido.

– A no ser que lo hagamos en el período más largo sin vigilancia. – dice el rastreador después de beber agua. Se limpia la boca del tomate del conejo con el brazo. Mira a su hermana justo después.

– ¿Durante la noche hermano?

– No, seguramente entren varias veces para evitar huidas. Mejor entre la comida y la cena. Al haber tanta luz no crearán que puedan huir y se relajarán. Ese debe ser nuestro momento.

– Si seguimos las comidas que había en el castillo, al mediodía entra la comida principal y en el anochecer se sirve la cena.

– Es el tiempo perfecto, nos dará tiempo para poder huir. Solo necesitamos una cosa más. ¿Cómo huimos? – pregunta el rastreador.

La general sonríe mientras contesta:

– Para eso tengo yo una idea.

Una gran parte de lo que quedaba de día se ocuparon de reunir al resto de la Guardia de la Reina que se encargaron de preparar todo lo necesario para poder salir de la ciudad inmediatamente después de huir. Finalmente se encargaron de preparar las antorchas para recorrer los pasillos ocultos sin iluminación. Ya estaba entrada la noche cuando por fin pudieron irse a dormir para el día siguiente. Cuando llegaría el momento del rescate.

Publicado por

admin

Doble grado de Derecho y Economía en la universidad Carlos III. Grado elemental en clarinete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *