Traición 12: La capital ha cambiado.

Traición 12: La capital ha cambiado.

La capital ha cambiado durante su viaje. Los mercenarios han tomado todos los edificios importantes nombrándose guardianes de la ciudad. La familia real ha dejado de pasear por la ella. Hay toque de queda al anochecer.

Todo ello implica que ya no podrían entrar tan fácilmente; por tanto, tienen que improvisar. Si no puedes entrar por la puerta, se entra por la muralla.

Al mediodía, cuando el Sol está en su punto álgido, se quedan mirando la muralla.

– Son fácilmente seis metros de altura, general.

– Yo considero que son seis metros y medio. Y le he visto hacer ascensiones más difíciles.

– Eso no lo niego, pero, general, acaba de recuperarse de las heridas.

– Yo también puedo, pongámonos manos a la obra.

Cuando más Sol hace menos se fijan en las propias murallas por lo que al mediodía, en mitad del cambio de guardia y con la comida, se puede entrar perfectamente. Siempre y cuando subir seis metros de muralla de piedra se considere una tarea fácil de lograr.

Casi sin puntos que poder utilizar para apoyarse, pero con la habilidad adquirida por los años, los dos alcanzan su meta en menos de treinta minutos.

Al llegar a lo alto, buscan con la mirada a las patrullas. Están cambiando el turno sin fijarse demasiado en la muralla. Las escaleras para descender se encuentran más cerca de ellos que de las patrullas. Se han alejado para compartir la comida. Descienden sin que nadie se de cuenta de que han llegado.

De lo primero que se quieren informar es de lo que le ha pasado a la familia real; sobre todo, el rastreador quiere saber cómo se encuentra su hermana.

Se dirigen con movimientos calculados hacia la casa de la hermana, la capitana de la Guardia de la Reina. Tras quince minutos llegan a la puerta de principal. Parece vacía pero su hermano conoce otro acceso, una segunda entrada familiar:

La casa del rastreador está situada en un lugar estratégico; hace esquina entre una calle secundaria, con veinte casas, y una callejuela de tres casas. La puerta de entrada está cerca de la calle más cercana a la calle principal de la ciudad, la que lleva desde la puerta de la muralla al castillo. La entrada secundaria se encuentra en la callejuela, es una ventana del sótano que se puede abrir hacia dentro con la llave adecuada. De uno en uno entran y cierra la ventana con llave.

Suben las escaleras sin casi hacer ruido. En la cocina se encuentran a su hermana. Los había oído llegar y les espera sentada partiendo un salchichón.

– ¿Tenéis hambre? Mientras coméis os cuento que ha pasado mientras no estabáis.

Publicado por

admin

Doble grado de Derecho y Economía en la universidad Carlos III. Grado elemental en clarinete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *