Traición 2: Primeras impresiones

Traición 2: Primeras impresiones

Según comen los conejos que había cazado, empiezan a contar cada uno su historia.

Él solo cuenta lo relativo a su apariencia. Soldado retirado, perseguido por una banda de bandoleros, tuvo que huir por el río, cayó por la cascada.

Ellos, una familia de comerciantes en busca de la capital del reino para poder vender sus pieles. Están armadas por el peligro actual, no se fían de lo que dicen los reyes sobre la seguridad de los caminos ya que varios de su gremio ya han muerto.

Quedaron en que juntarían sus caminos hasta llegar a la capital. Él se situó detrás del carro cuidando de las espaldas andando.

Nunca le ha importado andar, andaba mucho como rastreador y ya retirado del ejército siguió dando largos paseos. Seguir el ritmo de un carro cargado no iba a ser ningún problema la semana que les quedan hasta la capital.

Su historia era cierta pero no completa. Es verdad que es un rastreador retirado, que le persiguen una banda de maleantes, pero … la banda de maleantes atacaron una comunidad de soldados retirados que seguían una nueva religión. Eran familias enteras que seguían un sendero pacifista.

Tuvo que apoyar en la huida con los pocos que tuvieron las espadas en la mano de todas las familias. Cuando les ganaron el tiempo posible, empezaron a correr la retaguardia él se quedó el último y se tiró al río para poder huir.

El río está en aguas bravas y le llevaron a una catara. Milagrosamente, sobrevivió a todos eso. Ahora quería algo más. Quería venganza. Han quemado su casa y su única posibilidad de ser feliz. Ahora le toca saber qué es lo que ha pasado. Y primero es averiguar lo que pueda en la capital.

Mira un solo momento para atrás:

-¡¡Caballería detrás!! Coged las armas.

La hija que le estaba observando pregunta:

-Parecen que son soldados del rey. Una patrulla.

-¿Desde cuándo las patrullas llevan carros?

Publicado por

admin

Doble grado de Derecho y Economía en la universidad Carlos III. Grado elemental en clarinete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *