Informe de Batalla

INFORME DE BATALLA

Soy la comandante Nikana Enitaplap, líder del escuadrón Omega de la Nodriza Cuarta. Quiero redactar este informe para alabar y ensalzar las muertes de mis compañeros en el cuarto vuelo de reconocimiento dentro del Sistema Solar Nori 39308.

La nave principal  llamada Nodriza -una gran bola en medio del espacio que no tiene defensas- está diseñada para la vida fuera de los planetas. Su función es mantener a todos los científicos haciendo su trabajo. Por eso salimos nosotros, los escuadrones de defensa. El escuadrón Omega tenía programada su salida para el viaje entre el cuarto y quinto planeta del Sistema Solar Nori 39308.

Durante el resto de las patrullas en este Sistema Solar no ha habido ningún problema, nada sospechoso. Parecía un buen Sistema Solar para instalar una esfera de Dyson y empezar la terraformación. Salimos rodeando la Nodriza preparados para cualquier imprevisto. Estamos todos tranquilos, alguna broma entre naves, nada por el radar. Tranquilidad.

Justo cuando ya llevábamos más de la mitad de camino al quinto planeta, aparecen de la nada. Más de cuarenta aeronaves ocupan todo el espacio posible del camino trazado. El radar, en ningún solo momento, mostró nada. Empezaron los juramentos, la tensión. Pasan rápido, son los pilotos más profesionales posibles.

¡Toda aeronave que pueda volar que salga ahora mismo de Nodriza; nosotros ganaremos tiempo! Mis pilotos entienden que hay que lograrlo como sea, lo que incluye dar su propia vida. Nadie dice nada más. Nos lanzamos en dirección de todas las naves enemigas como si no hubiera nada más en este mundo. Es nuestro deber y lo cumplimos sin miedo.

Cuento como cuarenta rayos saliendo de los enemigos en dirección a la Nodriza. Son rayos sostenidos y nuestra nave principal no aguantará mucho.  Mis pilotos se lanzan como perros salvajes hacia sus objetivos. No puedo seguir. Hicieron todo lo que era necesario. Ninguna de las naves atacantes logró sobrevivir. Por nuestra parte, el escuadrón Omega fue destruido casi hasta la última nave. El escuadrón Omega, mis pilotos, dieron la vida por los demás.

Ahora me llaman heroína. Puede que lo sea, pero mis pilotos también lo son. Solo yo sobreviví, pero ellos se merecen los mismos honores o inclusos mayores que yo.