Fantasma

Relato de Fantasma

Las luces se van, me quedo totalmente a oscuras. La televisión se apaga. Gruño. Por decimosexta vez se han ido los plomos. Conforme me acercó por el pasillo a la entrada de la casa, veo una pequeña luminosidad. Está al lado de cuadro de luces. Una luz propia.

– ¿No querrás darme miedo apagándome las luces y, simplemente, haciéndote fluorescente?

– Esa era la idea sí. Además, que había dejado bastantes mensajes para que llegaras con miedo.

– ¿Qué mensajes?

Por mucho fantasma que se ponga, vuelvo a encender las luces y me dirijo de nuevo al salón.

– Yo no he visto ningún mensaje.

– ¿Cómo que no has visto ningún mensaje? ¿El vaho en el espejo mientras te duchabas?

– Es que salgo sin gafas y no veo. Limpio el vaho con la toalla.

– ¿Las cartas que te mandé con las letras cortadas de diversas revistas?

– ¡Ah! ¿Eran tuyas? Como ahora solo recibo cartas de publicidad, las tiré directamente a la basura.

– Las interferencias en la televisión ¿tampoco las viste?

– Pensé que estaba mal conectado.

Me había seguido hasta el salón donde me he sentado cara a la televisión. Se queda levitando a mi lado, enfadado.

– De verdad, es que a esta población de ahora no consigo darle ni un pequeño susto.

Entonces se me ocurre.

– Si quieres, voy a ver una película de miedo de Netflix. Quédate y podrás aprender de lo que da miedo ahora.

Se pone todo lo pensativo que puede ponerse un fantasma.

Publicado por

Francisco José Díez Devesa

Doble grado de Derecho y Economía en la universidad Carlos III. Grado elemental en clarinete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *