Relato 7 El Cuerpo Expedicionario

Relato 7 El Cuerpo Expedicionario

Dentro del salón de trono el estratega real ha contado su relato mientras el emperador y su consejero, que está sentado a su derecha en un taburete más bajo que el trono, conversan.

-Entonces me estás diciendo que esos veinte tíos.

-Veinticinco soldados profesionales, mi señor.

-¡Me da igual!- le grita el emperador Drujna:- A lo que iba, esa panda de soldados ¿se creen que tiene poder para amenazarme?

-Sí señor, digo no señor- estoy demasiado nervioso para atinar con las palabras.

-Señor, ¿qué quiere que hagamos?

-Tú eres mi consejero, aconseja.

-Señor, en su terreno son inexpugnables. Mejor ceder. Devolver a sus familias no dolerá tanto como movilizar a todas las patrullas de las ciudades del norte para que estén pendientes de veinticinco hombres. Le recuerdo que tenemos esos pequeños reductos de rebeldía en el norte además de todos los ejércitos en el sur para la invasión.

-Menuda mierda de consejo. La invasión seguirá según el plan. Los reductos de rebeldía que apoyan a la emperatriz serán destruidos aunque tenga que ir yo mismos. Esos hombres no me dan miedo. – da un puñetazo al resposabrazos y empiezan a dar gritos: – ¡¡Un emperador no tiene que tener miedo!! ¡¡Váyanse todos!!

Inmediatamente la guardia personal del emperador sale para expulsar tanto al consejero como al estratega real y así cumplir la orden del emperador.

Cuando éste se queda solo, se levanta del trono, baja los cinco escalones dónde está situado y llega a un mesa con una botella. Descorcha el tapón y se sirve tres dedos del líquido amarillo en una copa que tiene al lado. Lo bebe despacio y mira al capitán de su guardia personal quien estaba dedicándose a buscar asesinos encubiertos por la habitación. Como si tuviera un sexto sentido se da la vuelta y el emperador le dice:

-Quiero que desaparezcan los dos esta misma noche.

-Sí señor.

El capitán se está dando la vuelta cuando el emperador ordena de nuevo:

-Quiero que parezcan que se han fugado para ayudar al Cuerpo de Exploración. Observa a toda la corte en busca de alguno otro que parezca que quiera hacer lo mismo.

-Sí señor.